La unidad de infectología e inmunología pediátrica del Hospital Clínico de Santiago liderará la red clínica de un macroproyecto europeo de 18 millones de euros para mejorar el diagnóstico y manejo de las infecciones infantiles

junio 17th, 2016 Posted by Actualidad, Noticias No Comment yet
  • El grupo dirigido por Federico Martinón coordinará la parte clínica del proyecto PERFORM financiado por el Programa Horizonte 2020 de la Unión Europea
  • El objetivo de este proyecto es doble: alcanzar un diagnóstico etiológico fiable, así como conducir a una reducción del número de antibióticos prescritos de forma empírica.
  • La meningitis y la sepsis, entre otros cuadros bacterianos graves, podrían ser detectadas de forma fiable y temprana
  • Durante los próximos cinco años, los profesionales implicados estudiarán alrededor de 50.000 niños atendidos por fiebre en hospitales de toda Europa y África Occidental.

Santiago de Compostela, 17 de xuño 2016- Un equipo internacional de médicos e investigadores están tratando de desarrollar nuevos métodos que sean capaces de identificar de manera rápida y eficaz qué niños con fiebre padecen una infección bacteriana e diferenciar quiénes de ellos deben recibir antibióticos.

Se trata del proyecto PERFORM financiado por la Unión Europea con 18 millones de euros, una de las ayudas más grandes concedidas dentro del programa Horizonte 2020. El objetivo de este proyecto es doble: alcanzar un diagnóstico etiológico fiable, así como conducir a una reducción del número de antibióticos prescritos.

Y lo que es no menos importante, identificar infecciones potencialmente fatales en sus primeros inicios, cuando apenas cursan con algo más que fiebre y malestar, por lo que puede ser difícil distinguirlas de un incipiente catarro. La meningitis y la sepsis, entre otros cuadros bacterianos graves, podrían ser detectadas de forma fiable y temprana.

Este nuevo proyecto, bautizado como PERFORM, tendrá como base el trabajo realizado previamente por este equipo en un proyecto europeo anterior (EUCLIDS), en el que se observó que las enfermedades bacterianas asocian un cierto patrón de expresión de genes y proteínas. El Dr. Federico Martinón, coordinador de la Unidad de Infectología e Inmunología Pediátrica del Hospital Clínico Universitario de Santiago, y que liderará la red clínica que ejecutará este proyecto, sostiene que: “Más que intentar identificar una bacteria o un virus, que ha sido el objetivo de la mayoría de los test desarrollados hasta este momento, creemos que la infección bacteriana puede ser reconocida por el patrón de genes y proteínas activado por el sistema inmunológico del paciente en respuesta a la infección”.

Durante los próximos cinco años, los profesionales implicados estudiarán alrededor de 50.000 niños atendidos por fiebre en hospitales de toda Europa y África Occidental. Es un consorcio internacional que incluye 10 países y empresas privadas como Micropathology Ltd UK y bioMérieux France.

33.000 urgencias pediátricas al año en Santiago, el 60% con fiebre

Ya solo en el CHUS se atienden 33.000 urgencias pediátricas al año, de las cuales aproximadamente el 60% se presentan con fiebre, y en el propio servicio de urgencias hay que decidir si se prescribe o no un antibiótico. Cuando un niño se presenta ante un profesional sanitario con fiebre no existe un método rápido y fiable para diferenciar si esa fiebre se debe a un patógeno vírico o bacteriano, y que por lo tanto ayude a decidir si se administra o no un antibiótico.

En estos casos el médico solicitará un análisis de sangre u otro fluido (como líquido cefalorraquídeo) para comprobar si la muestra contiene patógenos, para lo cual se tiene que esperar unas 48 horas en la mayoría de los casos. Cuadros como sepsis o meningitis pueden tener un curso “fulminante”, obligando al profesional a actuar en un margen de horas, por lo que “diferenciar entre un cuadro vírico (que es habitualmente autolimitado y sólo requiere tratamiento de soporte) o uno bacteriano (que obligará a instaurar un tratamiento dirigido a erradicar la bacteria) es de suma importancia, sobre todo cuando es difícil distinguir entre ambos en las primeras horas de la enfermedad”, señala Martinón.

Es éste uno de los motivos por el que los facultativos prescriben antibióticos, ya que cuando hay que derivar a su domicilio uno de estos pacientes con fiebre sin tener un diagnóstico claro, siempre existe el miedo de que éste regrese en unas horas con una enfermedad grave que se podría haber evitado. Así, los antibióticos son prescritos antes de tener evidencia de que van a hacer efecto, ya que no se sabe con certeza si se está tratando algo vírico (y que por lo tanto NO va a responder a antibióticos) o bacteriano.

El uso indiscriminado o preventivo de antibióticos ha conllevado la aparición de los tan temidas “superbichos” (“superbugs” en inglés), lo cual unido al abanico limitado de antibióticos disponibles explica el por qué es tan importante no sobretratar y racionalizar su uso, y por qué las autoridades hacen tanto hincapié en no automedicarse.

En este sentido, recordar que en un reciente informe del Gobierno del Reino Unido se alertó de que en el 2050 morirá una persona cada 3 segundos debido a un patógeno que ha adquirido resistencia a tratamientos convencionales. En opinión del profesor Mike Levin, del Imperial College of London y coordinador del consorcio internacional, esta afirmación subraya lo urgente que es que se desarrollen las técnicas que el grupo implicado en el proyecto PERFORM quiere implementar.

El responsable del SERGAS (Servizo Galego de Saúde) para este proyecto, el Dr. Federico Martinón Torres, profesor del Departamento de Pediatría de la Universidad de Santiago de Compostela y coordinador de la Unidad, considera que es un importante logro en el que de nuevo el Hospital Clínico Universitario de Santiago y el SERGAS están en la primera línea de la investigación mundial en el campo de las infecciones: “Contar con el apoyo sinérgico del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago y del Servicio Gallego de Salud permite explicar que la Unidad de Infectología e Inmunología Pediátrica esté involucrada simultáneamente en 4 macroproyectos europeos: EUCLIDS, PREPARE, POCID, y PERFORM.”

En sus palabras, “el proyecto PERFORM se basa en la fructífera experiencia previa entre pediatras clínicos e investigadores de muy diversos perfiles, repartidos por toda Europa, que colaboraron en el proyecto EUCLIDS. Los ambiciosos objetivos que se ha propuesto este grupo y el conjugar los esfuerzos de todos estos profesionales hace posible creer que este proyecto pueda aportar alguna solución a uno de los problemas más acuciantes de la medicina de hoy en día: Nos quedamos sin antibióticos”.

———————————-
Federico Martinón-Torres.

Coordinador de la Unidad de Infectología e Inmunología Pediátrica, Jefe de Pediatría Clínica, Infectológica y Traslacional, Area de Pediatría, Hospital Clínico Universitario de Santiago.

GENVIP

El grupo de investigación traslacional de Genética, Vacunas, Infecciones y Pediatría (GENVIP-www.genvip.org) nace en el año 2008 con el reto de avanzar en el conocimiento de las causas y bases genéticas de las infecciones pediátricas, facilitando el desarrollo de nuevos abordajes diagnósticos y terapéuticos, vacunas y estrategias personalizadas de prevención. Se integra en la sección de Pediatría Clínica, Infectológica y Traslacional del Hospital Clínico Universitario de Santiago, y da soporte a la Unidad de Infectología e Inmunología Pediátrica del Servicio Gallego de Salud.

A la cabeza de GENVIP se encuentra Federico Martinón Torres, pediatra con gran experiencia clínica y científica en el campo de las enfermedades infecciosas, quien junto a Antonio Salas Ellacuriaga, profesor da Facultad de Medicina y genetista de reconocido prestigio internacional, aportan al grupo un factor impacto acumulado superior a 1.000 (JCR 2014). GENVIP cuenta con un equipo joven y multidisciplinar integrado por pediatras, genetistas, inmunólogos, bionformáticos, matemáticos, farmacéuticos, y personal de enfermería de investigación, entre otros.

GENVIP, es un grupo de investigación centrado fundamentalmente en enfermedades infecciosas y vacunas, que intenta desde una perspectiva trasnacional una aproximación novedosa, integral y transversal, denominada “wholeomics”, es decir, aplicación de todas las “ómicas” de forma integrada en el abordaje del problema clínico.

GENVIP dispone de una unidad de ensayos clínicos pediátricos profesionalizada y competitiva a nivel internacional, que centraliza una importante proporción de ensayos de vacunas pediátricas de fase 1 a 3 en España y Europa. Además, colabora con diferentes promotores en el diseño de programas de desarrollo clínico de distintos candidatos vacunales y anti-infecciosos. Esta unidad participa además en diferentes proyectos independientes europeos.

GENVIP estableció y lidera diversas redes y consorcios clínicos nacionales e internacionales de investigación fundamentalmente de pacientes pediátricos con patología infecciosa y ensayos clínicos. Destacan entre otros EUCLIDS (www.euclids-project.eu), PREPARE (www.prepare-europe.eu), ESIGEM (www.esigem.org), GENDRES (www.gendres.org), RESVINET (www.resvinet.org), RESVISCOST (www.resvicost.org), POCID (www.poc-id.eu), MENDICOS (www.mendicos.org), REGALIP (www.regalip.org) o PERFORM (www.peform2020.eu).

Saludos