La investigadora del grupo de farmacia del IDIS y de la USC, Andrea Luaces Rodríguez, presentó su tesis doctoral titulada “Mejora de la administración de fármacos en el segmento ocular anterior y posterior: aplicación en la cistinose ocular y en la degeneración macular asociada a la edad”. El trabajo se centra en la optimización del tratamiento de dos enfermedades oculares, una dolencia rara denominada cistinose ocular y la patología de alto impacto socioeconómico degeneración macular asociada a la edad ( DMAE).

Por una parte, desarrolló un hidroxel oftálmico de cisteamina lo cual llegó a ser utilizado como planteamiento magistral en la mayoría de los hospitales españoles para tratar la pacientes pediátricos con cistinose ocular. Para eso, su tesis recogió una amplia y estricta caracterización del planteamiento desarrollado la cual presentó unas mejores características en cuanto a tiempo de permanencia, tolerancia, estabilidad y adherencia frente a la solución de cisteamina clásicamente empleada. Su desarrollo tuvo una gran repercusión tanto a nivel científico como asistencial ya que permitió el acceso al tratamiento a un mayor número de pacientes y con una reducción de su coste.

Por otro lado, estudió una nueva metodología basada en la imagen molecular para la determinación de la farmacocinética de compuestos administrados mediante la inyección intravítrea de medicamentos. Gracias a este método, y mediante técnicas avanzadas de radiomarcaxe de anticuerpos, determinó el perfil farmacocinético de los anticuerpos utilizados para el tratamiento de la DMAE en modelos animales, lo cual proporcionó una información muy valiosa para el establecimiento de posoloxías de nuevos medicamentos intravítreos, así como para la caracterización de sistemas de liberación de medicamentos.

En este sentido, además, inició una línea de investigación hacia el desarrollo de un implante que permitirá una liberación controlada de los anticuerpos y de esta forma disminuir el número de inyecciones intravítreas a las que los pacientes son sometidos. El tratamiento de la DMAE requiere que los pacientes reciban inyecciones intravítreas cada uno o dos meses con las asociadas reacciones adversas. Además, el alto coste de estos tratamientos unido al alto incidente de la DMAE entre la población, hacen que la posibilidad de tener un tratamiento como el implante expuesto tenga un grande impacto tanto en la calidad de vida de los pacientes como a nivel económico en el ámbito sanitario.

Los resultados recogidos en su tesis doctoral dieron lugar a cinco trabajos publicados en prestigiosas revistas científicas de alto impacto en el ámbito de la investigación farmacéutica y en el de la oftalmología, como el “ International Journal of Pharmaceutics” y “ Investigative Ophthalmology & Visual Science”. La Tesis Doctora estuvo dirigida por Francisco J. Otero Espinar, catedrático y decano de la Facultad de Farmacia, y Ángel Fernández Ferreiro, especialista en Farmacia Hospitalaria e investigador Juan Ruedes en el Hospital Clínico Universitario de Santiago. Los trabajos se desarrollaron entre la Facultad de Farmacia de la USC, el Servicio de Farmacia y el Instituto de Investigaciones Sanitarias de Santiago de Compostela ( IDIS), contando con la colaboración de la Unidad de Imagen Molecular. Estas investigaciones se desarrollaron gracias a proyectos financiados por la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, Fundación Mutua Madrileña, Instituto de Salud Carlos III y la Fundación A lucha de Iker contra la cistinosis ocular.